El origen

 

Losada A., Losada R, Alcázar M., Bouso J., Gómez-Jarabo G. nos dicen al respecto que el problema del acoso escolar (bullying en la extendida terminología anglosajona) se ha caracterizado hasta hace bien poco por ser un fenómeno oculto, que pese a haber estado presente desde siempre en las relaciones entre los menores en los centros educativos y fuera de los mismos, no ha generado estudios, reflexiones o reacciones ni desde el ámbito académico ni desde las instancias oficiales.

 

En los países más avanzados de Europa el acoso escolar comenzó a generar preocupación y a provocar la reacción de las autoridades desde finales de la década de los 80, siendo en nuestro país un motivo de preocupación desde hace escasos años.

 

La palabra “bulliing” pese a que se piense así, no procede del término inglés “bull” (toro) sino del vocablo holandés “boel” que significa “amante” pero en un sentido peyorativo ya que se aplicaba a los proxenetas. (Alcázar 2010)

 

El primero que empleó el término “bulliing” en el sentido de acoso escolar en sus investigaciones fue Dan Olweus, quien implantó en la década de los '70 en Suecia un estudio a largo plazo que culminaría con un completo programa antiacoso para las escuelas de Noruega. (Alcázar 2010)

 

En este sentido, cabría preguntarse si éste es un fenómeno reciente o por el contrario procede de antaño, también cabe preguntarse cuáles son las causas, el origen psicológico del mismo, los tipos de acoso que existen, los protagonistas del mismo y la solución que da la sociedad, la justicia y el resto de colectivos a este problema.

 

En primer lugar hemos de decir que el acoso escolar no es algo reciente, sino todo lo contrario, es algo que viene desde hace siglos pero que no ha sido hasta hace unas pocas décadas cuando en países como Suecia, Noruega, Francia, Alemania, Inglaterra o Estados Unidos se han detectado estos hechos.

 

El acoso escolar se ha considerado como algo de niños, algo pasajero que permanecía oculto, se consideraba como peleas, regañinas o escarmientos entre los menores; no obstante, y dado que vivimos en un mundo relacionado por las comunicaciones, este fenómeno, a partir de la década de los '70, comenzó a preocupar a diversos colectivos que pusieron de manifiesto que estos hechos repercutían gravemente en el desarrollo del menor.

 

 Es así que se puede inferir derivado de los diversos antecedentes mencionados, que el fenómeno que hoy se denomina bullying (acoso escolar) no es un hecho aislado o de reciente configuración en nuestro entorno social, sino que ha existido desde tiempo atrás, y desde una opinión personal, consideramos que siempre, la historia del hombre se ha regido por sujetos que controla o ejercen poder y quienes son controlados o sometidos. Hoy día ha surgido especial interés en este fenómeno derivado del enorme flujo de información a través de los distintos medios de comunicación, lo que ha permitido alertar a los alumnos, padres de familia, sociedad y autoridades a poner interés en el alza inmediata que se ha dado de estos hechos, y que en diversos países, ha culminado este tipo de historias en el deceso de varios infantes que no pueden soportar más el acoso y las humillaciones a que son sometidos.

 

Al respecto del tema en estudio Méndez I. nos comenta que “Dan Olwes es el primer estudioso y como tal comienza a preocuparse de la violencia escolar en su país noruega en 1973 y se vuelca a partir de 1982 en el estudio del tema a raíz del suicidio de tres jóvenes en ese año. En Europa se estaba trabajando ya en los países nórdicos, también en Inglaterra en donde desde hace mucho existen tribunales los bully coufls o tribunales escolares creados en el Reino Unido. Allí existe desde 1989 una línea directa a la que acuden aquellos que quieran consejos sobre situaciones de bullying.

 

El interés suscitado en la opinión pública de distintos países: EEUU, Noruega,… además de una postura clara por parte de las Administraciones educativas correspondientes, motivaron campañas de ámbito nacional para prevenir y alertar a alumnos, padres y público en general del carácter traumático del bullying.”