VIOLENCIA Y VICTIMIZACIÓN

 

 

Ovejero, A. (1998). Nos dice que el término violencia designa una conducta que supone la utilización de medios coercitivos para hacer daño a otros y satisfacer los intereses propios. por lo tanto la violencia se manifiesta como una conducta de hacer, con una intensión de perjudicar a otra , sin embargo en el concepto que antecede se habla de la satisfacción de interés propios, partiendo de esta idea hablar de intereses individuales, genera un ámbito amplio de aplicación ya que se puede generar dicha conducta para satisfacer intereses que estén simplemente en la mente de un ser humano, y no desde el punto referencial de lo económico o de generar riqueza o bienes .

 

 Por otra parte se puede también distinguir La distinción entre la violencia y la agresión se encuentra, como algunos autores apuntan, en que la agresión supone una conducta guiada por los instintos, mientras que la violencia es el producto de la interacción entre la biología y la cultura. Sanmartín, J. (2000). Partiendo de esta idea debemos observar a la violencia como una conducta originada por factores tanto externos como internos del ser, que van relacionados entre sí.

 

 

La conducta violenta en la escuela es un tipo de comportamiento que presenta las características propias de todo comportamiento violento, aunque con la particularidad de que los actores son niños y adolescentes y de que tiene lugar en escuelas e institutos, es decir, en escenarios donde permanecen juntos varias horas al día y durante varios años. Un alumno violento o agresivo en la escuela es aquél cuya manera de comportarse supone el incumplimiento de las normas escolares y sociales que rigen la interacción en el aula y centro educativo, con la expresión de diversas conductas punitivas para los demás, que implican agresiones manifiestas, relacionales, reactivas o proactivas, y que obedecen a distintas razones. Marín, M. (1997).

 

 

La violencia escolar, se manifiesta a través de conductas agresivas, que implican que no se acaten las normas, por lo tanto debe tenerse en cuenta que la violencia se puede manifestar de diferentes maneras, y que esta afectara la convivencia en grupo, englobado así a los pertenecientes a un grupo determinado de niños y adolescentes en instituciones educativas. Es así como la violencia escolar a pesar de ser violencia en general se convierte en una especie importante y preocupante razón por la cual se realiza tal investigación

 

En el contexto escolar tienen lugar multitud de comportamientos de carácter violento, entre los que se encuentran aquellos dirigidos directamente hacia objetos o material escolar y aquellos dirigidos directamente hacia personas. Entre los primeros podemos distinguir actos vandálicos como la rotura de pupitres y puertas, o las pintadas de nombres, mensajes y dibujos en las paredes del centro. Entre los segundos destacan las agresiones físicas y verbales hacia el profesor o entre compañeros, y los problemas graves de disciplina en el aula como la desobediencia al reglamento interior escolar.

 

 

 

La conducta violenta en la escuela es un tipo de comportamiento que presenta las características propias de todo comportamiento violento, aunque con la particularidad de que los actores son niños y adolescentes y de que tiene lugar en escuelas e institutos, es decir, en escenarios donde permanecen juntos varias horas al día y durante varios años.

 

 

 

 Un alumno violento o agresivo en la escuela es aquél cuya manera de comportarse supone el incumplimiento de las normas escolares y sociales que rigen la interacción en el aula y centro educativo, con la expresión de diversas conductas punitivas para los demás, que implican agresiones manifiestas, relacionales, reactivas o proactivas, y que obedecen a distintas razones . Trianes, M.V., Sánchez, A. y Muñoz, A. (2001)